‘El Ojo de Buey’, Underground

Hablar de ‘underground’ es hablar de un movimiento, de un estilo de vida de una forma de comunicación, de una manera de vivir. Pero, ¿de dónde viene la palabra Underground?

Por Alex Aldas

Underground, es la línea de metro y transportes públicos de Londres, la primera empresa de servicios públicos en el mundo en implementar un programa de diseño completo, único, y consistente.  La primera línea, fue la Metropolitan Line, inaugurada en 1863. Durante los siguientes setenta años, se formaron 165 compañías independientes que dirigían un sistema de transportes públicos formados por autobuses y trenes de metro.

Transportes de Londres, era una amalgama de muchas empresas, cada una con su propia historia y apariencia. Era imperativo, por lo tanto, lograr lo antes posible una unidad dentro del nuevo conglomerado.

Cada compañía mostraba su identidad por medio de uniformes de sus empleados, los vagones y las estaciones. Frank Pick, primer director de la compañía, se percató que la nueva empresa formada en 1931 no tendría ninguna posibilidad de éxito a no ser que sus empleados y usuarios pudiesen identificar la red como una unidad eficiente. Para eso se apoyó en el diseño como uno de los valores para construir una identidad.  Lo que hizo Pick fue hacer una arquitectura de marca realmente novedosa para su época, englobar bajo un mismo símbolo a todas las empresas del grupo.

Pick introdujo un único marco visual potente y la hacerlo creo la primera Identidad Visual corporativa. Totalmente integrada.

Esta marca inglesa me gusta por ser una marca culta, por su diseño que hasta ahora ha pesar de mas de 70 años de creada sigue siendo vigente, actual y clara.

En esa época se invitaron a arquitectos, diseñadores y tipógrafos a presentar propuestas para crear esta identidad que finalmente la hizo Edgard Johnston, quien diseñó una nueva tipografía y un logotipo que se replicaría en todo, estaciones, uniformes, trenes, buses y comunicación.

 A Underground se le reconoce justificadamente el poseer uno de los más tempranos influyentes ejemplos de identidad corporativa., en una época donde no existía o no estaba este término en la mente ni de los diseñadores, ni de la gente de negocios.

El logoptipo de los Transportes de Londres, en un folleto turístico, o en un afiche, era suficiente para que los turistas evocaran la imagen de una palpitante ciudad internacional, el corazón del movimiento juvenil que quizás solo por accidente se denominó “Undengraund”

Ir al Museo Británico, o la tan de moda Carnaby Street, o la emblemática Piccadilly Circus, era y es mágicamente un viaje no solamente a los lugares sino   por sentir la ciudad a través de una cultura subterránea.

Incluso a través de esta marca se dió origen a un movimiento alternativo, donde se involucraron desde músicos como The Clash y Ramones, the Kinks, después los abanderados del rock arte como de Who y los Pink Floyd., hasta poetas, y escritores. Un movimiento cultural “underground” donde se respiraba reacción a un sistema, a una generación, culto a lo no tradicional.

La marca Underground, gráficamente tiene un claro concepto. A través del círculo   rojo se agrupó y englobó a todas las empresas, combinado con un recuadro azul que lo hace imponente, y la tipografía creada por Jhonston que construyó un alfabeto abierto, legible, masculino que fuera notablemente diferenciable de lo que usaban otras empresas de esa época (tipografías serifadas).

Cualquier viajero o turista simplemente al ver un cartel solamente por la tipografía sabía que se trataba de Undergrund aún sin llevar el logo.

El metro de París utilizaba una tipografía alargada al estilo Art Nouveau, esta en cambio fijó un estándar atemporal y sin adornos, muy simple. El “ojo de buey” como se le conoce a este logo tiene una personalidad que cada vez mas se tomó Londres. Hasta constituirse en un Icono cultural, atada al inconformismo, un grito al sistema, la bandera de una generación.

Otro de los valores de marca únicos que tiene Undergrund es la creación del mapa de las líneas subterráneas, su creación se le atribuye a un dibujante de 29 años de apellido Beck, que en aquella época (1931) estaba de paro temporal, y se puso hacer dibujos para tratar de simplificar lo tortuoso que era interpretar las rutas. Dibujó sólo líneas horizontales, verticales y diagonales para unir las estaciones, ignoró las posiciones geográficas exactas, y en vez de ello usó solo una interpretación esquemática del Támesis para indicar el mundo real sobre el nivel del suelo. Además, amplió el mapa del centro de Londres para que se pudiera reproducir claramente las líneas y estaciones.

Este diseño no solicitado y encontrado por casualidad en la oficina por un subalterno, lo pusieron a prueba utilizando la topografía en mayúsculas normada por Johnston. El resultado fue un éxito por su circulación y entendimiento. Solamente hasta el año de 1959 le dieron al mapa la autoría y el nombre de mapa Beck.

Hoy los mapas no han variado mucho del esquema y diagrama de la obra original de Beck. Y ha sido copiado por muchas   ciudades como New York, París, Japón por su simplicidad y practicidad.

Me gusta Underground porque su experiencia de marca siempre tiene congruencia, un “look & feel” que se siente desde la máquina de dispensar billetes del tren, los trenes, el diseño de las estaciones desde la mas clásica a la más emblemática, como la Piccadilly Circus, terminada en 1928 simboliza un período de meticulosa sintonía, entre la arquitectura y el diseño.

De Londres me gustan muchas cosas, su arquitectura, su frialdad aparente con ese cielo triste y gris, pero con un aire cosmopolita, donde   se respira cultura, se respira a “ghetto”, se respira al Támesis entrelazando Gran Bretaña, me fascina. Me gusta porque cuando entro a un supermercado miro la claridad que hay en las marcas y los empaques, hay estrategia detrás, desde las marcas de mayor presupuesto, a las marcas que se defienden solo con sus packs. En Inglaterra se diseña explotando al máximo la “veta moderna”. Resulta interesante lo importante que es para los ingleses la tipografía, no necesitan recurrir a muchos elementos.  Londres respira una cultura de imagen, que le es propia, junto a la aceptación de ciertos códigos utilizados durante mucho tiempo.

De Londres me gusta   desde las marcas blancas de un supermercado como Sainsbury, pasando por las tiendas Harvey Nichols, Marks Spenser, Tesco, Harrods y por supuesto me ha marcado la imagen de una empresa que fue pionera en construir sistemas de Identidad Corporativa, Underground.

ARTÍCULOS RECIENTES